Servicio de hospedaje web (web hosting) – I

Cliente-Servidor

En esta serie de artículos vamos a conocer qué es el servicio de web hosting (en adelante, hosting), qué tipos de hosting existen, qué debes tener en cuenta a la hora de contratar tu servicio de hosting y por qué los planes de hosting ilimitado no son lo que parecen.

Antes que nada, vamos a definir brevemente qué es un servidor. Un servidor puede hacer referencia a cualquiera de estos significados:

  1. Un servidor es un programa (software) diseñado para recibir peticiones de un cliente (software) y contestar dichas peticiones con la respuesta adecuada. Tanto las peticiones como las respuestas se hacen usando un conjunto de reglas (protocolo) establecido anteriormente.
  2. Un servidor es una computadora (una máquina física) donde se instala y se ejecuta un programa (software) de servidor.

En la imagen al inicio del post se puede observar lo siguiente:

  • La máquina cliente (la computadora de cualquier visitante de un sitio web, por ejemplo tu computadora) con el software cliente instalado (Chorme o Firefox, los cuales hacen peticiones a través del protocolo HTTP).
  • La máquina servidor (la máquina de nuestro proveedor de hosting, por ejemplo SmartBox) con el software de servidor web instalado (NGINX o Apache, los cuales responden peticiones a través del protocolo HTTP).
  • Las peticiones iniciadas por el cliente y las respuestas enviadas por el servidor; por ejemplo, la petición de un usuario para mostrar un artículo específico del blog de SmartBox (petición) y la página web devuelta que contiene el artículo del blog (respuesta).
Qué es web hosting

El web hosting es un servicio que permite a cualquier usuario (persona natural o empresa) lograr que su sitio web o aplicación sea visible a través de Internet. El servicio de web hosting consiste en ofrecer recursos físicos y lógicos para la ejecución y funcionamiento eficiente de un sito web..

Entre los recursos físicos que corren a cargo del proveedor de hosting podemos mencionar los siguientes:

  • Tiempo de CPU: Es la cantidad de tiempo que tu sitio web puede usar la CPU de un servidor. Si la cantidad de este recurso es insuficiente, tu sitio se tornará lento.
  • Memoria RAM: Es la cantidad de memoria RAM que tu sitio web utiliza para su funcionamiento. Si la cantidad de este recurso es insuficiente, tu sitio se tornará lento o comenzarán a parecer errores en tu sitio web.
  • Espacio de almacenamiento en disco: Es la cantidad de espacio de disco que tendrás disponible para almacenar archivos, bases de datos, mensajes de correo, etc. Si la cantidad de este recurso es insuficiente no podrás publicar artículos nuevos en tu sitio, subir imágenes, recibir correos o realizar copias de seguridad; en algunos casos tu sitio puede seguir siendo visible en Internet pero en otros casos no.
  • Transferencia de datos: Es la cantidad de información que podrá ser envida desde el servidor hacia los clientes. Si la cantidad de este recurso es insuficiente, los visitantes de tu sitio verán un mensaje de error cuando intenten acceder a alguna página en tu sitio.
  • Espacio físico: Es la ubicación física donde el proveedor almacena sus servidores web. Si las instalaciones físicas de los centros de datos no son adecuadas, tu información puede estar en riesgo y el tiempo al aire de tu sitio puede verse comprometido; las clasificaciones TIER en los centros de datos son una manera de garantizar la idoneidad de estos espacios, ya que garantizan un conjunto de características esenciales de seguridad, respaldo y disponibilidad para los servidores. Nuestros servidores están ubicados en centros de datos categoría TIER-III y TIER-IV, las más altas, lo cual garantiza redundancia en sistemas vitales como alimentación eléctrica y refrigeración; también garantiza la seguridad física y tareas de mantenimiento sin interrupción del servicio.

Entre los recursos lógicos a cargo del proveedor de hosting podemos mencionar:

  • Direcciones IP: Es la dirección que se usará para poder localizar el servidor donde está hospedado tu sitio web. Si este recurso no está disponible, tu sito web no podrá ser accedido.
  • Servidores DNS: Realizan la conversión de nombres de dominio a direcciones IP. Si este recurso no está disponible, tu sitio web, correos y otros servicios dejarán de funcionar.
  • Bases de datos: Permite almacenar la información de tu sitio web de una manera estructurada. Hoy en día, todos los gestores de contenido (WordPress, Joomla!, etc) requiere algún tipo de base de datos para poder funcionar.
  • Soporte para lenguajes de programación: Permite la interpretación de los archivos (scripts) de tu sitio web. Si no se dispone del soporte adecuado, tu sito web no podrá funcionar correctamente.
  • Filtros FireWall: Ofrecen seguridad contra ataques a nivel de red. Si no se dispone de este recurso, se está expuesto a ataques informáticos.
  • Filtros WAF: Ofrecen seguridad contra ataques a nivel de aplicación. Si no se dispone de este recurso, se está expuesto a ataques informáticos.
  • Copias de seguridad: Sirven para recuperar versiones anteriores de archivos, en caso de que hayan sido eliminados o modificados sin consentimiento. Si no se dispone de este recurso, se corre el riesgo de perder parcial o totalmente la información de tu sitio web.
  • Sistemas de cacheado: Permiten agilizar el acceso a tu sito web. Si no se dispone de este recurso, tu sito web puede presentar problemas de lentitud.
Tipos de hosting

En el mercado existen varios tipos de hosting, los cuales se clasifican dependiendo de la forma como se controla el uso de los recursos físicos del servidor por parte del cliente, adicionalmente, también existe otro tipo hosting, pero este se clasifica dependiendo de quien lleva a cabo las tareas de administración el hosting.  Los tipos de hosting, en cuanto a la forma como se controla el uso de los recursos físicos, se clasifican en:

  • Hosting compartido: Con este tipo de hosting, su sitio web es hospedado junto con otros sitos web de otros clientes, todos ellos en una misma máquina, compartiendo, de esta manera, todos ellos, los mismos recursos físicos. Con este modelo de hosting, mientras más recursos use uno de los sitios, menos recursos disponibles tendrán el resto de sitios en la misma máquina, lo que puede ocasionar una pugna por el uso de recursos, deteriorando de esta forma el rendimiento general de la máquina y causando lentitud en los sitios. Este tipo de hosting es adecuado para sitios web pequeños, que no generen muchas visitas (tráfico web).
  • Hosting VPS (Virtual Private Server): Con este tipo de hosting, su sitio web es hospedado junto con otros sitios web de otros clientes, todos ellos en una misma máquina, pero, a diferencia del hosting compartido, con este modelo de hosting, cada sitio dispone de cierta cantidad de recursos reservados para su uso exclusivo, por lo que, a pesar de encontrarse hospedados en la misma máquina, no se presentará pugna por el uso de recursos, pues cada sitio cuenta con una cantidad de recursos propios. Este tipo de hosting es adecuado para sitios web medianos y grandes, que deben atender cientos o miles de usuarios por día.
  • Hosting Dedicado: Con este tipo de hosting, su sitio o sitios web son hospedados en un servidor de uso exclusivo, destinando, de esta manera, la totalidad de recursos disponibles para un único cliente. Este tipo de hosting es adecuado para sitios web mucho más exigentes, que deben atender cientos o miles de usuarios por minuto o que requieren niveles de personalización elevados.
  • Hosting en la nube (Cloud hosting): Con este tipo de hosting, el concepto de recursos físicos sufre una abstracción, pues con este tipo de infraestructura, los recursos físicos pueden estar distribuidos entre varios centros de datos, y cada recurso físico se presentan como un componente del servicio de hosting. Este tipo de hosting puede acoplarse a cualquier tipo de sitios web, pues es bastante flexible y es posible ampliar o reducir la cantidad disponible de recursos asignados a un sitio web.

Los tipos de hosting, en cuanto a la administración del servicio, se clasifican en:

  • Hosting autoadministrado: Los planes de hosting autoadministrado implican que la gestión de las tareas de administración del hosting corren a cargo del cliente que contrata el servicio, esto es, el proveedor está encargado de cumplir con las cuotas de recursos físicos establecidos en el contrato con el cliente y con el acuerdo de nivel de servicio pactado, mientras que, el cliente tendrá la obligación de asumir tareas como la administración de bases de datos, administración de la zona de dominio, solución de problemas de configuración, realización de copias de seguridad, restauración de copias de seguridad, creación de cuentas de correo, etc.
  • Hosting administrado: En los planes de hosting administrado, las tareas de administración del servicio de hosting corren a cargo del proveedor, por lo tanto, será tarea de este cumplir con las cuotas de recursos físicos establecidos en el contrato con el cliente y con el acuerdo de nivel de servicio pactado, además de gestionar la administración de las bases de datos, administración de la zona de dominio, solución de problemas de configuración, realización de copias de seguridad, restauración de copias de seguridad, creación de cuentas de correo, etc. Los planes de hosting ofrecidos por SmartBox son planes administrados.

Ahora ya conoces en que consiste el servicio de hosting, en nuestro próximo artículo veremos que se debe tener en cuenta al momento de contratar tu servicio de hosting y los trucos detrás de los planes de “hosting ilimitado”.

Si te interesa este tipo de contenido y no quieres perderte nuestros artículos, puedes registrarte para recibir notificaciones de contenido nuevo en tu correo, o darle like a nuestra Facebook Page. Para conocer nuestros planes de hosting ingresa hosting.smartbox.host.

No olvides comentar ?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *